post

CGT denuncia amiguismos e postos fantasmas na cociña do Chuac

Tras once años sin oposiciones y con más del 90% de la plantilla en situación de temporalidad, la situación del Servicio de Cocina del CHUAC es insostenible.

Sólo en el CHUAC, con una plantilla diaria de unxs 50 trabajadorxs, hay más de 17 encargadxs, en su mayoría nombradxs “a dedo” por el jefe de cocina con el beneplácito de Recursos Humanos. Además hay encargadxs de cocina escogidxs unilateralmente en los hospitales de Oza, Abente y Lago y El Materno.

A pesar de que el SERGAS publicaba en el año 2016 la Orden…. Con la finalidad de limitar los amiguismos en las plantillas de la sanidad pública, el servicio de cocina del CHUAC parece anclado al pasado y al margen de toda normativa.

La situación es tan grave que hay puestos cuyo nombre oficial no es conocido, ¿es encargadx de Puntos Críticos o encargadx de Análisis y Control de Puntos Críticos?, y ya no decir sus horarios y funciones: desde hace casi un año, la mayoría de lxs encargadxs entran y salen de forma voluntaria media hora antes que el resto de la plantilla, voluntariedad a la que se apuntan casi todxs. De esta forma, parte del servicio se cierra exclusivamente con pinches, sin que entre tanta jefatura se encargue nadie de atender a errores, dudas o incidencias durante el cierre del servicio.

¿Qué requisitos se deben cumplir para acceder a un puesto de mando? Simple, caer bien en un despacho. La antigüedad, el mérito y la capacidad, principios obligatorios en cualquier administración pública, no tienen cabida en cocina del CHUAC, pasando personal con vacante e incluso interino por delante de sus compañerxs para ostentar cargos jerárquicamente superiores.

Obviamente, esta situación genera un gran estrés laboral en el personal, desde el sentimiento de frustración por la falta de reconocimiento hasta las zancadillas por formar parte de la “élite”.

Desde la Sección Sindical CGT CHUAC hemos trasladado nuestra preocupación por esta situación al jefe del servicio de Cocina y a la Dirección de Recursos Humanos del Área Sanitaria de A Coruña y Cee, donde nos indican que no son realmente puestos de coordinación sino “puestos con funciones que cobran un complemento salarial”. ¿Por qué se cobra un complemento entonces, y dónde se refleja?. Y si no son puestos de coordinación, ¿por qué entonces no salen publicados en los procedimientos de movilidad voluntaria interna, para que se acceda a ellxs por baremo?

CGT CHUAC ha remitido una reclamación a la Dirección de Recursos Humanos del SERGAS para que ponga fin a una estructura basada en favoritismos personales. LA IGUALDAD, EL MÉRITO, LA CAPACIDAD Y LA TRANSPARENCIA no se pueden saltar en ningún servicio público.

Sección Sindical da CGT no Chuac – A Coruña

 

post

Tres camas en Uroloxía do Chuac. Intolerable

A Coruña, 18 de maio de 2021

Asunto: Solicitud de supresión de la tercera cama en las habitaciones del Servicio de Urología del CHUAC.

El Servicio de Urología del CHUAC está diseñado para tener dos camas por habitación. Sin embargo, actualmente se ha añadido una tercera cama para la atención a pacientes con diversas patologías, situación que provoca riesgos laborales en el personal de planta y disminución de la calidad asistencial a lxs pacientes. Los principales riesgos que señalamos son:

1.-INCUMPLIMIENTO DE LA DISTANCIA DE SEGURIDAD ENTRE LAS CAMAS DE INGRESO HOSPITALARIO EN  LA PLANTA DE UROLOGÍA: La distancia que existe actualmente entre cama y cama es inferior a 1,5 m, por lo cual se incumple por completo las medias de prevención del contagio del SAR-CoV-21. A los pacientes se les proporciona una mascarilla quirúrgica que debería tenerla las 24h, incluso durmiendo, pero en actividades tan elementales como comer se la tienen que sacar y en otras muchas como aplicación de tratamientos orales, en el aseo tampoco pueden estar con la mascarilla.

Esta situación comenzó al poner la tercera cama, el 18/Marzo/2021, después de dejar de ser unidad Covid por cuarta vez desde que se inició la actual pandemia.

2.-SOBRECARGA DE TRABAJO: El personal que no tiene refuerzo de plantilla aunque ha aumentado la ratio personal sanitario/paciente. El personal tiene que mover obligatoriamente el mobiliario en funciones como el aseo del paciente, administración de medicamentos, regular oxigenoterapia, dar de comer o levantar al wc o al sillón( que tienen que estar al fondo de la habitación),

También está el estado de la tercera cama que ni siquiera es eléctrica, es mecánica, con lo que sumamos más carga de trabajo, pues hay que subir cabecero y piecero a mano, colocar al paciente, etc, muchas de las veces con la cama ocupada por pacientes total o parcialmente dependientes.

Otra actividad tan aparentemente simple como el vaciado de orina de bolsa de la sonda vesical o los drenajes que están a uno u otro lado de la cama, también suponen una verdadera odisea , porque hay que adoptar la postura de cuclillas lateral por la estrechez entre cama, levantarse con el recipiente que contiene dichos fluidos, que en muchas ocasiones está en torno a 2 l y que en el caso de que el paciente o pacientes necesite terapia de suero lavador (en Urologia es muy frecuente esta técnica), la operación se realiza innumerables veces por turno.

3.- MALAS CONDICIONES DE TRABAJO = MALA ATENCIÓN AL PACIENTE: Lxs pacientes más dependientes no se pueden ni levantar al sillón porque dicho sillón no cabe al lado de su cama, donde tiene que estar para poder acceder al timbre por si necesita llamar al personal, por lo que se retrasa su recuperación.

No se puede acceder a la oxigenoterapia ni a las tomas de aspiración correctamente porque estas están detrás o por encima de camas y mesillas, con lo que en caso de urgencia: desaturación de oxígeno o atragantamiento , habría que mover el mobiliario para acceder a dichas tomas, retrasando y poniendo en grave riesgo la salud del paciente. Y en caso más graves como parada cardiorrespiratoria, no hay sitio para carro de parada y todo el personal sanitario que se precisa en esa situación crítica, lo que obliga al personal a mantener posturas incorrectas en las maniobras de atención a una PCR, como masaje cardiaco, entubación (previo retirada de cabecero de la cama), canalización de vías, colocación de SNG, monitorización, realización de EKG, etc.

Todo esto conlleva un riesgo elevado de contagio del SAR-CoV-21, tanto para el personal como para los pacientes. Además también es desencadenante de lesiones, dolores, estrés, posturas forzadas y repetitivas, etc.

Por estos motivos, la sección sincical CGT CHUAC SOLICITA:

–       Que se suprima la tercera cama en las habitaciones del Servicio de Urología y se busque otra forma de atender con calidad y prevención de riesgos laborales a lxs pacientes.

Sección Sindical da CGT no Chuac

 

post

CGT CHUAC denuncia as medidas de prevención de riscos laborais para xs traballadorxs ante a pandemia

Tras trabajar casi sin medios durante la declaración del estado de alarma por la pandemia del coronavirus, y mientras hacemos frente a un peligroso aumento de contagios en el área sanitaria de A Coruña y Cee, el servicio de prevención de riesgos laborales del CHUAC desprotege a sus trabajadorxs, especialmente a los servicios menos visibles para la población.

El pasado mes de julio, la Xunta de Galicia llevaba adelante la polémica iniciativa de invertir la friolera de 5 millones de euros en unos bonos para gasto turístico del personal sanitario y sociosanitario que prestó sus servicios durante el estado de alarma. Más allá de opiniones personales, la cifra podría indicar que hay fondos suficientes para invertir en la sanidad pública, y más concretamente en el aún peligroso y no controlado SARS-CoV-2. Sin embargo, el sindicato CGT CHUAC constata que existen aún graves carencias en la prevención del contagio entre el personal del hospital, especialmente en los servicios de Cocina y Lavandería, probablemente los menos visibles para lxs pacientes ingresadxs o atendidxs y sus acompañantes.

Además de la caótica situación de los vestuarios de todo el hospital, donde no se utiliza el reglamentario sistema de doble taquilla, por lo que ropa de casa y trabajo del personal se guardan juntas intercambiando todo tipo de microorganismos, en los servicios de Cocina y Lavandería se  entrega una única mascarilla quirúrgica por trabajador/a y día, a pesar de que el tiempo máximo de vida útil en condiciones óptimas es cuatro horas. Así trabajan las siete horas de jornada laboral, de manera al final de la jornada lxs trabajadorxs están “protegidas” con unas mascarillas que han perdido capacidad de proteger a lxs demás frente al coronavirus, y peligrosamente expuestxs al autoinfectarse por el contacto constante con las propias bacterias exhaladas por su boca y narizcon  el añadido de que muchas de sus tareas no se pueden realizar manteniendo la adecuada distancia interpersonal con sus compañerxs.

En el servicio de cocina, además, lxs trabajadorxs continúan expuestos al riesgo de contagio, y por tanto, transmisión del COVID-19 por la ausencia de medidas adecuadas y guantes de protección para virus al entregar y recoger las comidas en planta y al vaciar los restos de comida de pacientes que han contraído la enfermedad.

Tras la nula respuesta ante las solicitudes remitidas al Servicio de Medicina Preventiva y Salud Laboral, CGT CHUAC ha denunciado esta situación a Inspección de Trabajo.

Si no cuidamos a lxs trabajadorxs, no podemos cuidar a la comunidad.

Sección Sindical de CGT no Chuac-A Coruña

 

 

post

Desprotección dxs traballadorxs de cociña do CHUAC

CGT denuncia la desprotección de lxs trabajadorxs de cocina del CHUAC durante la pandemia del coronavirus.

Mientras el hospital se tuvo que reorganizar para atender en todas sus plantas a pacientes con covid 19, gestionando a su vez un hospital de campaña en A Coruña para atender más contagios, el personal de cocina ha estado trabajando sin medidas de protección, pese a haberse solicitado al departamento de Medicina Preventiva e Saúde Laboral y a la Gerencia.

Las características del trabajo no permiten mantener distancia de seguridad entre trabajadorxs, sin embargo el CHUAC ha dotado a la plantilla de mascarillas de papel, totalmente ineficaces ante riesgos biológicos como el coronavirus, para realizar las tareas de emplatado y producción.

No se han elaborado protocolos de seguridad e higiene específicos para la pandemia, dejando a merced de lxs trabajadorxs cómo ponerse y quitarse los EPIS, en qué momentos lavarse las manos o cómo proceder para la limpieza de superficies. Un ejemplo claro es el momento del desbarasado, cuando se vacían los restos de comida de lxs pacientes y se pasa la vajilla y cubertería por el tren de lavado. Para esta tarea lxs trabajadorxs se equipan con gafas protectoras, mascarilla quirúrgica, batas de quirófano y guantes homologados para riesgo biológico. ¿En qué orden se pone y se quita el equipo? ¿La mascarilla quirúrgica nos protege ante las salpicaduras constantes de la trituradora? Seguimos sin saberlo.

Además, en medio de esta situación de total desamparo, el servicio de Medicina Preventiva deniega sistemáticamente la separación del servicio a lxs trabajadorxs mayores de 60 años o con patologías especialmente sensibles al coronavirus, considerándolxs aptxs para trabajar en estas condiciones e indicando únicamente que no suban comida a plantas consideradas de alto riesgo de infección por coronavirus.

CGT exige que el CHUAC actúe con responsabilidad con la plantilla de cocina, y que de una vez dote con EPIS adecuados, incluyendo mascarillas quirúrgicas para todo el personal, la elaboración y difusión de protocolos de seguridad e higiene específicos frente al covid 19, y la inmediata separación del servicio de lxs trabajadorxs mayores de 60 años, embarazadas o con patologías previas especialmente sensibles al coronavirus. La escasez de medios no puede ser excusa para poner en riesgo la salud de las personas.

Sección Sindical de CGT no CHUAC