post

 

Tras once años sin oposiciones y con más del 90% de la plantilla en situación de temporalidad, la situación del Servicio de Cocina del CHUAC es insostenible.

Sólo en el CHUAC, con una plantilla diaria de unxs 50 trabajadorxs, hay más de 17 encargadxs, en su mayoría nombradxs “a dedo” por el jefe de cocina con el beneplácito de Recursos Humanos. Además hay encargadxs de cocina escogidxs unilateralmente en los hospitales de Oza, Abente y Lago y El Materno.

A pesar de que el SERGAS publicaba en el año 2016 la Orden…. Con la finalidad de limitar los amiguismos en las plantillas de la sanidad pública, el servicio de cocina del CHUAC parece anclado al pasado y al margen de toda normativa.

La situación es tan grave que hay puestos cuyo nombre oficial no es conocido, ¿es encargadx de Puntos Críticos o encargadx de Análisis y Control de Puntos Críticos?, y ya no decir sus horarios y funciones: desde hace casi un año, la mayoría de lxs encargadxs entran y salen de forma voluntaria media hora antes que el resto de la plantilla, voluntariedad a la que se apuntan casi todxs. De esta forma, parte del servicio se cierra exclusivamente con pinches, sin que entre tanta jefatura se encargue nadie de atender a errores, dudas o incidencias durante el cierre del servicio.

¿Qué requisitos se deben cumplir para acceder a un puesto de mando? Simple, caer bien en un despacho. La antigüedad, el mérito y la capacidad, principios obligatorios en cualquier administración pública, no tienen cabida en cocina del CHUAC, pasando personal con vacante e incluso interino por delante de sus compañerxs para ostentar cargos jerárquicamente superiores.

Obviamente, esta situación genera un gran estrés laboral en el personal, desde el sentimiento de frustración por la falta de reconocimiento hasta las zancadillas por formar parte de la “élite”.

Desde la Sección Sindical CGT CHUAC hemos trasladado nuestra preocupación por esta situación al jefe del servicio de Cocina y a la Dirección de Recursos Humanos del Área Sanitaria de A Coruña y Cee, donde nos indican que no son realmente puestos de coordinación sino “puestos con funciones que cobran un complemento salarial”. ¿Por qué se cobra un complemento entonces, y dónde se refleja?. Y si no son puestos de coordinación, ¿por qué entonces no salen publicados en los procedimientos de movilidad voluntaria interna, para que se acceda a ellxs por baremo?

CGT CHUAC ha remitido una reclamación a la Dirección de Recursos Humanos del SERGAS para que ponga fin a una estructura basada en favoritismos personales. LA IGUALDAD, EL MÉRITO, LA CAPACIDAD Y LA TRANSPARENCIA no se pueden saltar en ningún servicio público.

Sección Sindical da CGT no Chuac – A Coruña




Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print
Email this to someone
email