A las 12:45 salía en Pontevedra la manifestación convocada por la CGT en solitario este 1º de Mayo para testimoniar y reivindicar que “La lucha contra la política económica y social del gobierno … ¡continúa!”.

Entre 150 y 200 personas recorrieron calles principales de la ciudad, desde la c/ Pasantería, al pie de la sede sindical, hasta la Plaza de España, ante la subdelegación del gobierno. Desde este lugar, el secretario general de la CGT de Pontevedra, ofreció un discurso, que reproducimos a continuación. Finalmente, se ofreció el micrófono a militantes de los diversos movimientos sociales que pudieran estar presentes por si quisieran intervenir. Miembros de MODEPEN llamaron a la participación de todos las organizaciones, colectivos y personas presentes en la Concentración que tendrá lugar el próximo sábado, 5 de mayo, a las 12:00h, en esta misma Plaza de España, en defensa del Sistema Público de Pensiones. Lo que fue aplaudido por los presentes.

 

Comité Local CGT-Pontevedra

 

 

DISCURSO OFRECIDO POR EL SECRETARIO GENERAL DE CGT-PONTEVEDRA AL FINAL DE LA MANIFESTACIÓN.

 

Compañeras, compañeros

 

Estamos hoy aquí, ante esta subdelegación de gobierno y ante la sociedad entera, para dar testimonio de que la clase trabajadora de Pontevedra y la CGT continúan su lucha contra la política económica y social del gobierno.

 

Sobran los motivos para estar aquí y haber recorrido juntos las calles de Pontevedra, exigiendo justicia y logrando solidaridad.

 

Sobran los motivos para reafirmar ante el actual gobierno y ante los poderes económicos y políticos que servilmente representa, que la lucha contra ellos continúa … que no cesará hasta que, entre todos y todas, logremos vencerlos, pues sabemos que en ello nos va la libertad, el pan y la dignidad.

 

La fuerza, de momento, está de su parte …

La voluntad y la justicia, de la nuestra.

El poder es hoy, suyo …

La libertad y la tenacidad, nuestra.

Las leyes mordaza, la represión y las sentencias son suyas …

La solidaridad, la vida y la razón son nuestras.

Los medios de comunicación y del espectáculo social son suyos …

pero la voz libre, la asamblea y la palabra verdadera son nuestras.

Sabemos muy bien que el gobierno actual se alió con el capitalismo nacional e internacional más codicioso y envilecido, para realizar una agresión permanente contra la clase trabajadora y contra la sociedad no servil ni sumisa …

 

… Que lo que ellos llaman “salida de la crisis económica” no es más que la consolidación del saqueo producido y la desigualdad que la sigue. A un lado, pobreza, necesidad y precariedad para la gran mayoría. Al otro lado, extraordinarios beneficios económicos para unos pocos, para los ejecutivos, agentes a sueldo y propietarios de las grandes consorcios internacionales y fondos buitre.

 

En estos momentos, como antes también sucedía, la corrupción política y de la clase empresarial parece no tener límites … Pero este enorme basurero en que tantos hozan, no puede ocultarnos al verdadero responsable de los males que sufrimos: la actual alianza entre el Estado -esto es, el poder político nacional – y el poder económico más despiadado, aquél que no tiene más frontera que su propia codicia y la raya que nuestra lucha llegue a imponerle.

 

La lista de las agresiones es interminable. Por solo citar algunas de las más notables en este país: las sucesivas Reformas Laborales, la degradación y privatización de los Servicios Públicos, el ataque devastador a la naturaleza y al ambiente, la explotación laboral, el paro, la precariedad, el saqueo de las pensiones, las leyes mordaza y la represión sindical, la desatención a la salud pública y las necesidades de los enfermos o los desahucios injustificados e injustificables.  De todos ellos, tenemos lamentables ejemplos en Pontevedra.

 

Por no alargar este discurso, baste con señalar que la Reforma laboral vigente intenta devolver a los trabajadores y trabajadoras de hoy a la condición servil, que creíamos, erróneamente, haber dejado atrás. Una Reforma Laboral, que instrumentaliza todo el aparato legal y coactivo del estado poniéndolo al servicio de la casta empresarial, con el sólo objetivo de que los trabajadores acabemos aceptando condiciones salariales de miseria, condiciones laborales insufribles y condiciones de vida insanas y frustrantes. Todo ello viene ocurriendo con brutal intensidad en multitud de sectores laborales.

 

El mismo sentido tienen los llamados recortes sociales y la privatización, previo desmantelamiento y deterioro, de los servicios y el patrimonio públicos, principalmente en sanidad, educación, pensiones, pero no sólo en ellos. Esta política de “recortes” no es otra cosa que la retención fraudulenta por el estado de aquello que recauda de la mayoría social y que, en lugar de devolvérselo a la sociedad en forma de servicios públicos y redistribución de la riqueza, se lo regala graciosamente a sus amos y amigos de la Banca y de los consorcios empresariales e industriales más poderosos.

 

Para evitar esto, los trabajadores y la sociedad en general no disponemos de otro camino que el de la repulsa de estas medidas y la movilización. El mismo camino que nos enseñaron hace más de 130 años los trabajadores de Chicago y los líderes anarquistas que, en mayo de 1886, alzaron la bandera de la jornada de ocho horas y la dignidad de la clase obrera y que, por ello, fueron asesinados por el gobierno de aquella nación. Todos los 1º de Mayo, en todo el mundo, como aquí hoy, en Pontevedra, honramos a aquellos trabajadores que dieron su vida por defender la causa de su clase y el bienestar de toda la comunidad humana.

 

Así pues, la CGT de Pontevedra renueva su llamamiento a la movilización general contra las injusticias que nos toca vivir y contra las políticas del gobierno. No descansaremos hasta que esta política cambie de rumbo 180º, conscientes de que si la clase trabajadora auto-organizada no produce ese cambio, nadie, absolutamente nadie, lo hará por ella.

 

Porque reivindicamos el trabajo:

El sindicalismo de base y solidario que representa la CGT, junto con los movimientos sociales reivindicativos de Pontevedra, luchamos contra el paro, la precariedad y la exclusión social. Exigimos la derogación de la Reforma Laboral y el fin de la utilización por los jueces del Derecho Laboral como un instrumento para cercenar los derechos de los trabajadores.

 

Porque defendemos los servicios públicos y el disfrute colectivo de los bienes y la riqueza socialmente construidos:

Luchamos contra los recortes, el desmantelamiento y la privatización de los servicios públicos y la mercantilización de servicios sociales básicos y defendemos la Sanidad Pública, la Educación Pública, el Sistema Público de Pensiones, el Sistema Público de Dependencia …

 

Porque nuestro bien más preciado es la libertad y nuestra reivindicación más profunda la igualdad y la solidaridad

Luchamos juntos, colectiva y asambleariamente, tomando las decisiones de abajo-arriba, sin autoritarismos ni jefaturas, contra todo privilegio, exclusión, discriminación o subordinación de unas personas a otras.

 

En definitiva, porque los anarcosindicalistas y la CGT consideramos que TODAS y cada UNA de las luchas –Sanidad, Pensiones, Dependencia, condiciones de trabajo y salariales, mordazas, paro, precariedad, discriminación …- son sólo diferentes aspectos de UNA y la MISMA lucha … hacemos este llamamiento para la unión y la organización …

 

Organicémonos y unámonos para  decir NO:

 

NO a que se pueda abandonar a un enfermo o a un dependiente y desatender a los mayores y ancianos; que la Ley de los políticos convierta a la Sanidad en un negocio privado en vez construir colectivamente el andamiaje necesario para la atención pública.

NO a que se deje morir en la mar o en una frontera a un ser humano, y a mantenerse impávido ante el sufrimiento ajeno. En los últimos 4 meses, 200 inmigrantes han muerto ahogados ante las costas españolas. Sólo en la pasada semana, el 26 de abril, cinco personas fallecieron en el Mar de Alborán al volcar la patera con la que soñaban sortear la amenaza de la deportación inmisericorde. Y hace sólo dos días, antes de ayer, 29 de abril, otras quince personas subsaharianas perdieron la vida cuando intentaban alcanzar las costas españolas.

NO a que se cierren a la infancia y juventud las puertas al conocimiento, a la cultura y al desarrollo libre de su personalidad, alimentando un sistema educativo que permita la segregación por sexo, la formación confesional o tenga por finalidad última la mercantilización del saber y el sometimiento de las personas a las Leyes del despiadado Mercado capitalista.

NO a que se pueda arrojar a la calle a miles de familias y dejarlas sin techo ni hogar, mientras los gastos militares se disparan y destinan cientos o miles de millones de euros a rescatar a la banca o las autopistas.

NO a que se mantenga en el paro y la precariedad agónica, con salarios míseros, a millones de jóvenes trabajadores. Casi la mitad de los trabajadores con empleo, la mayoría de ellas mujeres, tienen un salario mensual menor de 1000 euros, y de ellos, 6 millones disponen de un salario por debajo del Mínimo Interprofesional. Más de 11 millones personas viven en el umbral de la pobreza o en pobreza extrema, condenadas a vivir apiñadas o en condiciones inhumanas. En 2017 se produjeron 618 accidentes de trabajo mortales, en los que la mayoría de las víctimas eran trabajadores en precario o de subcontratas. Sólo en enero de 2018, fueron 52 las víctimas mortales en accidentes de trabajo. La abrumadora mayoría de esas muertes no fueron fruto de la fatalidad y el accidente imprevisible, sino consecuencia directa de la precariedad, del abuso empresarial y de unas condiciones de trabajo inadmisibles.

NO a que se puede condenar a los mayores y jubilados a disponer de pensiones miserables, a ellos, quienes tras una vida de trabajo han entregado todo su esfuerzo y tesón a crear la riqueza colectiva que todos, todos sin excepción, deberíamos disfrutar …

Unámonos para decir NO a un Sistema público de pensiones que no garantice a los jóvenes trabajadores de hoy, el acceso a pensiones dignas cuando mermen las fuerzas y lleguen a la justa edad de su jubilación

 

Como argumentábamos al principio, si efectivamente hay situaciones ante las que exigimos ¡NO y Basta Ya!, es porque, antes, dijimos ¡SI!:

Decimos NO al paro y la precariedad…  porque decimos SI al Trabajo para todas y todos, en condiciones económicas, laborales y sociales dignas.

Decimos NO a la privatización, deterioro y mercantilización de los servicios públicos … Porque decimos SI a los Sistemas públicos básicos de Sanidad, Educación, Pensiones, Dependencia …

Decimos NO al empobrecimiento masivo de la clase trabajadora y la exclusión social … porque decimos SI al reparto de la riqueza social colectivamente creada y que ha de ser solidariamente disfrutada.

Decimos NO a la corrupción generalizada y la represión … porque decimos SI a la Libertad y la Dignidad

Decimos NO a la marginación, la exclusión y la discriminación … porque decimos SI a la solidaridad y la igualdad entre todos los seres humanos, sin exclusiones de ningún tipo … sin otra patria que la de la clase trabajadora, cuyo fin último y primero no es otro que la transformación de la sociedad, para acabar con tanta injusticia social, la discriminación económica y la explotación o la desigualdad en cualquiera de sus formas.

 

En nombre de la CGT y todos que aquí estamos … ¡la lucha continúa!