pintura-óleo-antonio-palaciosEl pasado viernes, 15 de marzo, fallecía en Vigo nuestro compañero Antonio Palacios, Palas. Más de doscientos compañeros y amigos de Antonio celebramos al día siguiente, en el Vigo Memorial y ante su féretro, cubierto con la bandera rojinegra del anarcosindicalismo, un emocionado acto de despedida.
Quien fuera militante anarquista desde su más temprana juventud y participante en primera fila de la reconstrucción en 1976 de la CNT en Vigo, mantuvo incansable su militancia libertaria y anarcosindicalista hasta hoy mismo. En los últimos veinte y cinco años, como miembro de la CGT.
Frente a una multitud que abarrotaba y desbordaba el salón, los amigos de Palacios, Rodrigo y Miguel, este último en representación de la CGT de Galicia, los sones del arpa, la lectura por Juan del poema ‘Los anarquistas” de Leo Ferré y los cantos del Coro Libertario de Vigo, interpretando el himno anarquista ‘Hijos del pueblo’ expresaron los sentimientos y la emoción que a todos embargaba.
“Siempre, en todos nosotros, causa una honda pena la definitiva ausencia de un amigo, de un compañero, de un hermano, con el que hemos compartido solidariamente durante más de treinta años luchas e inquietudes libertarias y anarcosindicalistas, en favor de una sociedad más justa, abierta y libre. Pero todavía es mayor ese sufrimiento cuando la injusticia de la muerte se abate sobre un compañero tan entrañable como Antonio Palacios.
Conocimos a Antonio en los duros momentos de la reconstrucción de la CNT, cuando el dictador había muerto, pero no su régimen. Anhelábamos entonces recoger la siembra de la lucha social llevada a cabo en los últimos años del franquismo e impulsar nuevas conquistas sociales en todos los ámbitos y lugares. Las palabras Libertad, Solidaridad, Apoyo mutuo, Anarquismo tenían el sabor de la esperanza, duramente conquistada y, bajo el signo de estas palabras, Palas y otros como él conformaron las renovadas organizaciones anarcosindicalistas en la provincia de Pontevedra.
Desde aquella fecha a hoy han pasado más de treinta años, en los que Antonio Palacios se mantuvo siempre firme en sus planteamientos libertarios y organizativos. Firmeza que nunca jamás fue adusta, ni mostró rostro severo para nadie. Al contrario Antonio era ingenioso, irónico, lúcido, de mansa y tenaz rebeldía …
“Adios Antonio. Seguiremos recorriendo los caminos del ancestral anhelo humano de la libertad y el fin de todo explotación. Sin tu presencia física, pero contigo, pues vienen con nosotros tu solidaridad, tu amistad, tu lucidez y tu tenacidad irredenta. Que el caminar sea para nosotros abierto y de amplio horizonte y a ti, Antonio, que la tierra te sea leve.”

CGT-Galicia

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print
Email this to someone
email