Cerca de doscientos trabajadores de la empresa Sykes en A Coruña serán despedidos el 31 de marzo. Se trata de los compañeros con contrato temporal que atienden a los clientes particulares de Telefónica. Además, Sykes sigue sin aclarar cuándo reducirá drásticamente el servicio de atención al cliente de Vodafone y a cuántos trabajadores pretende despedir en este servicio.

Estos son los primeros despidos que -de manera escalonada y fraudulenta- ejecuta Sykes tras más de dos meses de amenazas y mentiras a la plantilla, presentando un ERE bochornoso para ahora suspenderlo de forma temporal, conscientes de que objetivamente no tienen ninguna oportunidad de que la autoridad laboral apruebe el expediente. La CGT lamenta que esta estrategia empresarial sirva para que CC.OO. y UGT -entre ambos mayoría en el comité de empresa de Coruña- abandonen las movilizaciones y opten por una actitud pactista, asumiendo como válidas y objetivas las patrañas de Sykes, Telefónica y Vodafone.

Para la CGT, la decisión del despido colectivo de más de 500 trabajadores de Sykes en Coruña obedece exclusivamente a la codicia de las tres multinacionales que, utilizando al trabajador como mercancía, destruyen empleo estable para trasladarlo a centros de trabajo donde las subvenciones sean más suculentas y las condiciones laborales más precarias. Por eso, este sindicato defiende y promueve la movilización y la acción directa de los trabajadores como la única vía para mantener los puestos de trabajo.

La CGT ha convocado un nuevo paro laboral para mañana, 30 de marzo, de 10 a 12 horas y de 17 a 19 horas. En el inicio de cada paro habrá concentraciones delante del centro de trabajo.

CGT Sykes A Coruña