En estos días la empresa está desplegando sus habituales artimañas para coaccionar a los trabajadores respecto de la cumplimentación de la encuesta de clima laboral.

Nos están engañando diciendo que si los resultados son satisfactorios vendrán nuevos negocios, mayor estabilidad y creación de nuevo empleo; se reducirá la temporalidad y el absentismo, aumentará la productividad, la creatividad y la innovación… PATRAÑAS.

Lo único cierto es que su pestilente política empresarial persigue la mejora de la imagen de Telefónica y Atento a costa de seguir explotando y despreciando a los que generamos sus beneficios. No hace tanto se publicaron en los periódicos de economía las pretensiones de Telefónica sobre Atento: venderla, deshacerse de ella. Podéis imaginar qué nos espera a los trabajadores en cuanto la coyuntura económica sea más propicia… darnos la patada.

Eso –dar la patada- es lo que precisamente hizo Atento el jueves, 6 de noviembre, con un afiliado a la CGT: despido fulminante e injustificado, una semana después de haber recibido felicitaciones por el buen desempeño de su trabajo. La versión que Atento hace circular entre los compañeros –para amedrentarlos y reprimirlos- es lo contrario a las felicitaciones: insatisfacción del cliente con la atención prestada. La causa real os la damos nosotros: están desmantelando servicios y uno de ellos es el de nuestro compañero (averías 1002, del que se han cargado los turnos de mañana y partido y la atención en catalán sin dar explicaciones). Otro es el 11822, como sabéis, con cambios de servicio, turnos y horarios justificados con mentiras, que provocan situaciones inexplicables como que por momentos haya dos coordinadores y dos jefes para uno o dos teleoperadores.

Pero el resto de servicios no están exentos de riesgo. No nos engañemos, de un día a otro nos pasan el rodillo sin previo aviso ni motivo. Su avaricia no tiene límites.

En la pregunta principal de la encuesta de clima laboral nos piden un acto de reflexión sobre nuestro trabajo en el último año, antes de recomendarnos hacer una valoración satisfactoria.
Hagamos esa reflexión siguiendo las directrices de su propaganda (Únete al efecto Atento):
• Nuestros compañeros. Echamos de menos a cerca de 100 a los que telefónica y Atento se quitaron de en medio entre despidos masivos en el 11822 y el invento del traslado a León. No sólo eso: a la calle con los “vagos y mangantes que están de baja médica continuamente”, o los que por cualquier motivo “molestamos”.
• Nuestra trayectoria. Nos cambian turnos y horarios, nos cambian objetivos y criterios de incentivos o nos cambian de servicio a su antojo. Para Atento somos malos trabajadores y peores compañeros si reclamamos y ejercemos nuestros derechos. Nos siguen robando dinero con las bajas médicas desde hace 10 años, nos siguen debiendo un 1% de subida salarial
• Nuestro jefe directo. Ese “responsable de servicio” que siempre está cuando hace falta…cuando hace falta presionar, amenazar y coaccionar a los trabajadores o engañar a los clientes. Ese jefe inmediato que hace de “portero de pausas” a las puertas de las salas…
• Nuestra evolución y expectativas: en los últimos años hemos pasado de ser unos 1.300 trabajadores a los cerca de 550 actuales. La expectativa es saber si se renuevan los contratos con Telefónica año a año, o si por el contrario se llevan el trabajo a cualquier lugar del mundo donde sea más fácil y rentable explotar al trabajador.

La CGT va a seguir luchando por impedir que se siga destruyendo empleo a golpe de talonario: un puesto de trabajo no se paga con una indemnización, por mucho que las injustas leyes sean cómplices del patrón.

EL EFECTO MARIPOSA EN ATENTO TIENE QUE SER OTRO:
UN ALETEO DEL NECIO DE RELACIONES LABORALES EN MADRID DEBE PROVOCAR UNA RESPUESTA CONTUNDENTE Y SOLIDARIA DE LOS TRABAJADORES.

Sección Sindical de la CGT en Atento – A Coruña

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print
Email this to someone
email